Los 7 errores más comunes al intentar vender una vivienda

0

Cuando queremos vender una vivienda en un plazo razonable de tiempo, hay siete errores en la que la mayoría de particulares suelen caer. Trata de evitar estas conductas para vender a buen precio y en un corto espacio de tiempo.
Actualmente la oferta es más abundante que nunca, por lo que hay que prestar atención a los detalles que diferencian y convierten a nuestra propiedad en algo único. Con estos consejos profesionales la venta de tu casa tendrá más posibilidades de éxito.

01# – Poner un precio más elevado del que presenta el mercado

Tenemos que ver la propiedad de una manera objetiva. Muchas veces nuestro apego emocional a la propiedad nos hace pedir precios entre un 20% y un 35% superiores a viviendas de similares características en la zona.
Puedes hacerte una idea de los precios en tu misma calle con nuestro buscador inmobiliario. Y recuerda que anunciar nuestra propiedad a un precio hinchado solo sirve para ayudar a vender la casa del vecino.

02# – Publicar un anuncio sin fotos

La primera impresión es la que cuenta y, casi siempre, la primera impresión es el anuncio en Internet. Es increible la cantidad de anuncios que aparecen sin fotos en los portales inmobiliarios. Es lógico que los potenciales compradores pasen de largo estos anuncios ya que un anuncio sin fotos sugiere que el propietario tiene algo que ocultar.
Si queremos vender rápido nuestra casa deberemos hacer un buen reportaje fotográfico en el que debemos mostrar espacios luminosos y potenciar las zonas que sean el punto fuerte del inmueble.

03# – Negarse a negociar

Una característica muy propia del vendedor no competente es rechazar ofertas por sistema “Cuando un interesado presenta una oferta, algunos no suelen tomársela muy en serio pensando que vendrán otras mejores que a veces no llegan, y desperdician una posibilidad de vender”, dice Rivas, añadiendo que “a veces acaban vendiendo por un precio muy inferior a la primera oferta recibida”. Se trata de ser competitivo, pero también hay fijar un margen límite sobre el cual no bajar más. Otra forma, como apunta Duque, “es hacer una subasta privada en el inmueble”.

04# – No aceptar la ayuda de un profesional

Aceptar los servicios de una inmobiliaria es una decisión sensata porque “estamos hablando de agencias que disponen de cartera de compradores”, comenta Duque.
Estamos hablando de una operación comercial muy importante, por lo que es mejor “ponerse en manos de un profesional inmobiliario que gestione la compraventa y aporte toda la seguridad jurídica a esta transacción”, afirma Blanco. La visión de un profesional siempre se desliga de cuestiones sentimentales y emocionales que interfieren en la operación. “No pretendamos vender emociones, sensaciones o gustos a quien lo único que ve son ladrillos, situación, estado de conservación, ubicación, precio y rentabilidad”, concluye Rivas.

05# – Mostrar la casa descuidada y en el mal estado

Es necesario cuidar los detalles. “Reparar pequeños desperfectos, una mano de pintura, limpieza y orden son fundamentales” para Rivas.
También ayuda despersonalizar los ambientes, ya que será mucho más fácil para los futuros propietarios imaginarse viviendo en esa casa, tal y como admite Blanco: “Hay que desligarse del factor emocional que genera enseñar un piso propio y mostrarlo de forma más aséptica”. Hay que “tener la casa siempre preparada como si la persona que la va a visitar fuese la que la va a comprar”, confirma Duque.

06# – Guardar u ocultar información

Ser sincero en una transacción de este tipo es importante. Si hay pequeños detalles, que no sean podido solucionar, como una avería en la fontanería, lo mejor es decirlo y evitar así posteriores reclamaciones de nuestro cliente
Por otro lado, y esto es muy común, si un interesado pregunta por los gastos de la comunidad, no hay que tirar a la baja u omitir derramas.
No estaría mal tener a mano los últimos recibos y mostrarlos, esto genera confianza. La figura del profesional vuelve a ponerse de relieve, ya que este “informa correctamente sin ocultar datos que un comprador debe saber. Esa falta de información pone en peligro la venta”, admite Rivas.

07# – No filtrar a los compradores

“Desde el momento en el que se pone una propiedad a la venta, se tendrán que soportar llamadas a todas horas, visitas en horario intempestivo y plantones por parte de futuros compradores”, comenta Rivas.
Hay simples curiosos, personas que llamarán por llamar y resulta esencial para no perder tiempo, preguntar a las visitas interesadas acerca de la financiación para saber si son solventes y no hacer la reserva demasiado pronto. Todas estas verificaciones las hace una agencia por el particular.

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »